Abstracción arquitectónica en los años 50 y 60. Ruptura de lo tradicional

29352246724_a8926dc027_b

José Antonio Sosa Díaz-Saavedra, arquitecto y catedrático de Proyectos Arquitectónicos en la universidad de Las Palmas y Evelyn Alonso Rohner, arquitecta y profesora Proyectos Arquitectónicos en la misma ciudad hablaron en la Casa de la Demandadera sobre la abstracción de la arquitectura a mediados del siglo XX. Como a pesar de la situación que estaba viviendo España que estaba sumida en un periodo autoritario, no fue impedimento para que los arquitectos de la época rompieran con el canon establecido de manera jerárquica.

«En la arquitectura caben muchos tipos de abstracción». Así empezaba su intervención Sosa. En ella destacó como los arquitectos de la época detectaron los epicentros donde hacía falta información y materiales. También alabó la capacidad de invención de los mismos para sustituir materiales. Define la capacidad de abstracción como una capacidad de ingenio para buscar diferentes cualidades. Juan Luis Fernández del Amo fue uno de los arquitectos mencionados. La Sala del Museo Nacional de Madrid, Casa Ugalde en Barcelona o el Hotel Oasis en Las Palmas, el cual será demolido en breve, son algunos de los tipos de abstracción en la arquitectura de los años 50 y 60, donde se busca romper con lo establecido.

29896387801_193915e21c_b

En los años 60 hubo un cambio de concepto, ya no era importante el objeto sino el entorno donde se emplazaba. Un ejemplo de ello lo vemos en los proyectos de la profesora Alonso. Mediante métodos organizativos intentan buscar situaciones nuevas que reemplacen a modelos establecidos. Empiezan en esos años a experimentar con diferentes materiales y texturas y a convivir con el arte, menos complejo que la arquitectura. Todo ellos ha dado pie a que Alonso tenga un punto de partida en sus proyectos. Entre ellos destaca una planta en la Universidad de Münich para almacenar libros, una biblioteca en Helsinki formada por una sucesión de plataformas sin jerarquía pero adaptándose de manera inmejorable al entorno o edificios unidos en diferentes niveles cuyos paneles exteriores reflejan la luz del sol y hacen que la fachada cambie de iluminación.

Alrededor de dos horas de arquitectura que nos hacen ver que no todo lo moderno se construyó en el siglo XXI y que en el milenio anterior diferentes arquitectos sentaron las bases de la arquitectura de la que hoy disfrutamos.

Puedes ver más fotos en nuestra página de Facebook: https://www.facebook.com/cuencaon

Fotografía: Sergio Rubio y Fermín Cañizares / Texto: José Ramón Gutiérrez Ruiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *