El Taller de Introducción a la Tampografía acoge a una quincena de alumnos en la Sala ACUA

Entre los días 17 y 18 de marzo, tuvo lugar la IX Edición del Taller de Introducción a la Tampografía. El curso estuvo impartido por el profesor de grabado de la Facultad de Bellas Artes de Cuenca, Ramón J. Freire Santa Cruz, y fue organizado por el Vicerrectorado de Cultura, Deporte y Extensión Universitaria de la Universidad de Castilla-La Mancha. El taller se celebró en la Sala ACUA y asistieron una quincena de alumnos. Algunos de los objetivos fueron introducir, de manera sencilla y divertida, a los asistentes en el mundo de la estampación, estudiar el sello como un procedimiento de creación gráfica y enseñar una forma diferente de crear, diseñar, usar y tratar la matriz.

Ramón J. Freire comenzó el taller con una pequeña anécdota, contando cómo surgió la idea. Cuando llegó a la UCLM sus alumnos le consideraban “muy bueno” en el mundo del fotopolímero, pero sentían curiosidad por conocer otras técnicas. Por esta razón investigó y descubrió que bastante gente estaba interesada en el arte de la tampografía. El profesor recordó que esta disciplina, «aunque puede parecer infantil», es una disciplina que los artistas pueden llegar a aplicar a sus obras en el futuro. “Do it yourself”, así es como se refirió a este tipo de talleres que pretende enseñar a base de prácticas, sin herramientas complejas.

Después de descubrir la motivación para crear el taller, la charla continuó con unos pequeños apuntes sobre la historia de la tampografía. Sus inicios provienen de la dinastía oriental y del “hanko”, un sello tradicional japonés que se realiza en piedra o mármol mediante un procedimiento de grabado en relieve. Ramón Freire pudo enseñar un ejemplo de este tipo de sellos, ya que poseía varios, incluso firmados, de un experto amigo suyo taiwanés, al que afirmó visitar todos los años. Originalmente la tinta utilizada era de pigmentos vegetales batidos con bambú y aceites, aunque declaró que “ahora se utilizan otros compuestos más químicos”. Quiso recordar que estos hanko son “como una firma personal”, quedándose los alumnos sorprendidos al conocer que tardan más de 3 horas en realizar este pequeño sello.

Dejando de lado la parte histórica, los participantes pudieron conocer los materiales y herramientas más básicas que se pueden utilizar a la hora de practicar este arte; se puede realizar en materiales naturales como la piedra, madera o corchos, pero también en otros sintéticos como el linóleo, la goma o la goma eva. Por otro lado, las herramientas más utilizadas son las gubias, el punzón, el cutter, las tijeras, planillas y, sobretodo, la tinta. “Se puede conseguir mucho con pocos recursos”, esta fue la filosofía que reinó durante todo el taller.

Una vez adquiridos todos estos conocimientos primerizos, los alumnos al fin pudieron ponerse manos a la obra; el elemento principal que usaron fueron los corchos. Para que fuera más sencillo, Ramón tuvo la amabilidad de darles “un baño maría”, pues esta técnica consigue que se pongan “más gordos y blandos, para que sean más manejables”. Durante el primer día los alumnos realizaron en estos corchos, con la ayuda de un cutter y tijeras, sencillas formas en las que estampar luego la tinta y realizar sus creaciones. Después realizaron bocetos con el diseño y luego, con la ayuda de los corchos, ejecutaron sus estampaciones. El paso final fue traspasar estos diseños a la goma eva.

Este tipo de goma es uno de los materiales que el profesor más recomendó, por tratarse de “un material barato que puede encontrarse rápidamente en cualquier sitio y que absorbe bastante bien la tinta”. Existen otras gomas mejores como la goma factis, “que no necesita papel de calco y absorbe toda la tinta, incluso dándole simplemente con los dedos, pero es bastante más cara”. El profesor recomendó no comprar nunca goma eva de color blanco, ya que lleva “mucha pigmentación”. Cuando los alumnos tuvieron sus propios sellos realizados en goma eva, recibieron una bolsa de tela blanca donde poder estamparlos a su gusto. Durante la primera sesión, Freire habló a sus alumnos sobre José Antonio Perona, “todo un ejemplo de lo que se puede conseguir con la tampografía”.

José Antonio Perona es el Director Técnico del Servicio de Publicaciones de la UCLM y está Licenciado en Bellas Artes. Acudió a este curso de Tampografía en una pasada edición movido por su interés y actualmente tiene publicado un libro infantil con ilustraciones llamado “Canción para dormir a las fieras”. También diseñó una guía infantil sobre la exposición “Tesoros del Museo Español de Manhattan” que estuvo expuesta en el Museo del Prado entre abril y septiembre de 2017. Ramón Freire afirmaba emocionado que José Antonio era “todo un ejemplo para él en este tipo de técnicas”.

Guías y libros infantiles, de cocina o sellos con la compleja forma de Spiderman y Capitán América; estos fueron algunos de los ejemplos que pudieron verse durante el taller. Además, en las siguientes sesiones los alumnos realizaron carteles y tarjetas postales donde siguieron practicando sus nuevas habilidades. Quién sabe si algún día los asistentes, al igual que José Antonio Perona, serán capaces de realizar obras importantes a base del noble arte de la tampografía.

Texto de Ricardo Guijarro y Fotografías de Sergio Rubio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *