El Árbol del CESS en el Edificio Melchor Cano

13

Yo
deseo
en esta Navidad
poder armar un árbol
dentro de mi corazón
y en él colgar, en lugar de
regalos, los nombres de mis amigos,
los que viven lejos y los que viven cerca,
los más antiguos y los más recientes, los que
siempre recuerdo y los que a veces olvido, los de horas
difíciles y los de horas alegres, los que sin querer herí y
los que sin querer me hirieron, los que me deben y a los que debo,
mis amigos sencillos y mis amigos importantes, los que me enseñaron
y los que se dejaron enseñar por mí. Un árbol de raíces profundas
para que sus nombres nunca sean arrancados de mí corazón
y nuevas ramas para que, nuevos nombres venidos
de todas partes se unan a los existentes,
den sombra
agradable y
que nuestra
amistad sea
un momento
de reposo en la
lucha de la vida.
Que en esta Navidad
Que se haga de cada arma una flor,
de cada lágrima una sonrisa, del rencor la sabiduría del perdón,
de la paz una auténtica realidad
y de cada corazón una casa lista para recibir a Todos.

FELICES FIESTAS
Y
UN PRÓSPERO AÑO 2011 LLENO DE FELICIDAD,
PAZ Y AMOR.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *