El candidato José Manuel Riveiro presenta en Cuenca su programa electoral

_DSC0187

Antes de entrar en el programa, quisiera reflexionar sobre las razones que me han impulsado a presentarme a las elecciones a Rector, por cierto a última hora. He estado 17 años en la Junta de Gobierno de la UCLM, unas como invitado, otras tras haber sido elegido por mis compañeros. He sido 17 años Director del Departamento de Física Aplicada. Mi trabajo me ha deparado la oportunidad de conocer la realidad de nuestra universidad, su pasado y su estado actual. La imagen que tengo de la UCLM es muy distinta a la que se refleja en la prensa cuando hablan los miembros del equipo rectoral, que a mi modo de ver presentan la «cara buena» de la UCLM, y esconden la «cara mala». Con la crisis, en un próximo futuro, esta táctica ya no servirá.

Nuestra universidad ha estado muy politizada en sus comienzos, lo cual es muy malo si una universidad quiere ser Independiente y Plural. Durante los mandatos del profesor Ernesto Martínez, la politización decreció, aunque no ha desaparecido del todo, recordemos el último mapa de Titulaciones impuesto por la Junta de Comunidades, pero se ha avanzado por el buen camino, algo que hay que poner en el haber positivo del actual Rector.

La politización fue un caldo de cultivo propicio a que se formara una clase dirigente, unos pocos profesores con muchísimo poder e influencia, y de este grupo salieron las propuestas importantes, las que nos afectan a todos.

Formalmente las propuestas siempre han sido aprobadas por la Junta de Gobierno, pero en la práctica han salido de este selecto grupo dirigente. Teníamos una Junta de Gobierno «domesticada» o «aborregada», que nunca le ponía problemas, asintiendo a todas las propuestas presentadas, sin apenas debate, por asentimiento.

Si queremos un futuro que sea bueno en la UCLM, necesariamente tiene que pasar por eliminar estas trabas. Vamos bien en la cuestión política, siempre que no tomemos decisiones que nos hagan retroceder a épocas felizmente superadas. Hay que estar alertas a las posibles injerencias políticas o religiosas. De las dos cosas habrá siempre en la universidad, eso no me parece mal, lo que sí me parece mal es que condicionen nuestras decisiones importantes. En cuanto al problema de la clase dirigente, hemos avanzado, pero poco. Sigue existiendo ese problema que merma la pluralidad y la participación. Es un problema interno y estos suelen ser más difíciles de resolver. Creo que no lo pueden resolver quienes han estado en el sistema muchos años. Para resolver el futuro de la UCLM yo hubiera confiado en una persona nueva, independiente, sin ataduras internas ni externas. No la encuentro entre los candidatos conocidos y por eso me presento.

Pluralidad y participación, es la regla de oro para que la UCLM vaya hacia adelante y se pueda dar la transformación que necesita. Todos los candidatos conocen los aspectos técnicos que deben incluir en su programa: la mejor docencia, la mejor investigación y dadas las circunstancias, superar la crisis económica. El problema es que estas cosas no se pueden conseguir sin la pluralidad y la participación, diga lo que diga el programa electoral presentado. Ya sabemos que una cosa es predicar y otra dar trigo. Hay que exponer claramente como se consiguen estos objetivos. Personalmente no me convencen los métodos de otros candidatos y trataré de convencer a nuestros votantes, de que yo sí tengo soluciones al problema planteado. Consiguiendo la pluralidad y la participación, el nuevo Rector tendrá que escuchar la voz de todos, obligatoriamente; ahora se escucha con sordina.

Finalmente quiero dejar claro que conozco perfectamente mis posibilidades de ser Rector. Ojala lo fuera, pero mi principal objetivo al presentarme es poder decirle a la comunidad universitaria como concibo yo una universidad prestigiosa, cual es el camino correcto para mejorar nuestra docencia y nuestra investigación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *