«Es necesario estar motivado en la carrera pero también es necesario buenos formadores»

Pablo Navarro Ocaña, Trabajador Social y emprendedor en la ciudad de Cuenca

Ex alumno de la Facultad de Trabajo Social de Cuenca, Diplomado y Graduado en esta materia, el joven con1390627_10204926034967752_5885547730894313323_nquense ha decidido hacerse emprendedor para ofrecer un servicio de calidad al margen de las instituciones públicas en el tema de la discapacidad.

Pablo acabó la Diplomatura en el año 2009 y posteriormente hizo un postgrado de Gestión, Financiación, Valoración y Asignación de recursos especializándose en dependencia. Posteriormente, continuó su formación con el grado de Trabajo Social que terminó en 2011 y desde entonces, se ha dedicado a buscar trabajo de lo suyo pero la poca demanda, le obligó a probar suerte en trabajos que poco tenían que ver con su formación (moderador de páginas web, educador de calle etc) hasta que hace unos meses cansado de tener ideas que no podía poner en práctica decidió juntarse con unos compañeros de otras titulaciones y así montar su empresa para hacerse emprendedor.

Su proyecto va orientado a la discapacidad y aunque no ha querido dar muchos detalles debido a las ideas que todavía van surgiendo, ha dejado claro que este tema es un punto de partida que puede tener “tirón” en la provincia de Cuenca e incluso, en Castilla la Mancha dado que es un tema importante y, actualmente, no se trata mucho en nuestra región. También ha destacado que, a día de hoy, quedan pocas asociaciones que se puedan mantener debido a los recortes que se han llevado a cabo en nuestro país. Al preguntarle el por qué de hacerse emprendedor la respuesta es clara: “Tenía ganas de ser mi propio jefe”.

La motivación su mejor aliada

Pablo ha concluido su entrevista  hablando de lo importante que es la motivación y la formación a la hora de elegir esta carrera compartiendo opinión con el consejo que previamente daba en su entrevista la Decana Elisa Larrañaga «buena formación, interés, motivación e ilusión». Además, ha recalcado que hay personas que se meten en Trabajo Social porque la nota de corte es baja pero que este no fue su caso. Él sabía que quería ser Trabajador Social y entró en la Facultad muy contento y motivado porque “es una carrera que yo elegí”. Sin embargo, poco a poco fue decepcionándose debido a que no todo era lo que esperaba “es necesario estar motivado en la carrera pero también es necesario buenos formadores y en mi época los cuento con la mano” concluía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *