Exposición de “Redesquebraciones” en la Facultad de BB.AA. de Cuenca

_DSC9809

Sofía Doré presenta su trabajo titulado «Redesquebraciones » en la Sala Escalera de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM).

Redesquebraciones

Cada individuo es opuesto al mismo tiempo que similar a los otros. Somos únicos,
y fácilmente reconocibles físicamente, con características comunes pero diferentes
entre sí. Percibimos a los demás de una determinada manera y los recordamos por
algo en concreto que llama nuestra atención. No obstante, nuestra percepción de
ellos es modificada por sus acciones, forma de hablar, experiencias etc. La percepción esta influida por múltiples factores. Las sensaciones que nos transmiten los demás con sus acciones, forma de ser y demás, nos conducen a la configuración
de un juicio sobre ellos de forma inconsciente, que más adelante va cambiando.
Sin embargo, aquello que somos o que aparentamos ser no se percibe solo visualmente,
sino que cada acto que realizamos se ve afectado por el modo de hacer de
otro. Todo nos influye continuamente. Nuestra conducta incide en los demás, y en
muchas ocasiones lo que hacemos o decimos deja huella. Por esta razón, la artista
muestra al individuo mezclado con otro u otros individuos, lo cual expresa una
búsqueda de la relación entre estos, ya que, como podemos percibir, unos rostros
salen de otros, se proyectan y entremezclan sus formas, existe cierta conexión. La
aparente deformación de los perfiles componiendo cúmulos de masa conlleva un
tratamiento del aspecto de la cara como si de una mutación se tratase, no obstante,
es posible identificar al individuo retratado.

La obra procura unos objetivos de reflexión sobre la representación a partir de unos
efectos ópticos que conforman un carácter tridimensional de la imagen en la que,
incluso el espectador esta presente.

El término “Redesquebraciones” surge de la unión de los conceptos esenciales en
los que se basa este proyecto: reflejos, sombras, descomponer, quebrar, creaciones
y proyecciones.

Partiendo de la imagen del rostro como centro del proyecto, se hace alusión al concepto filosófico de identidad. Las similitudes y diferencias que constan en nuestra apariencia física, se ponen en juego para crear una fusión, pues las imágenes se integran unas con otras creando un desorden confuso, contando además con la imagen del espectador reflejada en la obra gracias al uso de materiales reflectantes como cristal, espejo o metacrilatos. De esta forma, el papel que desempeña el espectador resulta influyente en la obra, puesto que dependiendo de su posición frente a ésta, la imagen cambia. Las sombras y reflejos que se proyectan en la obra debido a la capacidad de reflexión de la luz generan un espacio variable en el que se establece una relación entre individuo y obra. Las características propias de cada rostro se confunden. Se percibe una constante construcción y deconstrucción de la imagen en la que se intenta ubicar los múltiples elementos constituyendo una red de materia que los unifica.

La modificación de la imagen a través de la fragmentación de ésta, se logra gracias
a un caleidoscopio colocado en el objetivo de la cámara que crea un efecto visual
especial. Una realidad propia de imágenes descompuestas y repetidas que nos revelan
un modo diverso de percibir la realidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *