Desde 11 de abril, en la #SalaAcua de #Cuenca exposición #Ruptura de Guillem Navarro.

La exposición estará del 11 de abril al 6 de mayo.

La belleza de #Ruptura no radica en ningún engaño ni en ningún enigma por descifrar, sino en su misterio.

En los museos, la cosa no va de leer, sino de mirar.

Fijar la atención del espectador en la unicidad de cada signo lingüístico hace que, por así decirlo, se rompa el hechizo del lenguaje. Si en el caso de los libros antiguos encerrados en urnas blindadas no se lee porque los códigos entre autores, redactores, escribanos o copistas y nosotros han dejado de ser compartidos, Guillem Navarro fuerza el proceso rompiendo deliberadamente el código, finalizando así ese pacto entre el narrador y el lector basado en la convención lingüística. El texto todavía es reconocible como tal; la correlación en una pauta horizontal, las palabras separadas por espacios, las iniciales más grandes, los signos de puntuación en grises, la separación entre párrafos…, todo apunta a que ahí hay algo que podría ser leído. Ante un mecanismo como éste, rápidamente viene a la cabeza una crítica: ¿entendemos lo que leemos?

La belleza de Ruptura no radica en ningún engaño ni en ningún enigma por descifrar, sino en su misterio. En ese inefable ontológicamente irresoluble que debe aceptarse tal cual es. En ese algo cuya máxima y decidida conclusión es que el arte no va de palabras, sino de personas y del infinito poder transformador de sus miradas.

 

+INFO

https://blog.uclm.es/cic/2018/04/02/ruptura/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *