El festín de Babette, protagonista del club de lectura universitario

Tras una larga cuarentena y un verano atípico, comienza el curso 2020/2021. La emoción por la vuelta a las clases presenciales se respira en el ambiente, la vida en el campus vuelve a ser la que era, aunque con mascarilla y distancia de seguridad. Además de las facultades del campus de Cuenca, la biblioteca ha sido uno de los espacios que más ha notado ese retorno a las aulas, pues además de encontrar allí el material y la tranquilidad necesarios para estudiar, también se han retomado poco a poco las actividades habituales en este centro con el fin de que la nueva normalidad sea tan similar a la que conocíamos hasta hace un año escaso. De esta manera, y como cada año, el club de lectura se reunirá el 3 de noviembre a las 19.00 horas para poner en marcha el nuevo curso académico. 

El libro escogido este año para dar comienzo a la actividad lectora ha sido » El festín de Babette», un cuento de la escritora danesa Isak Dinesen que narra la historia de dos hermanas que se encargan de mantener vivas la imagen y enseñanzas de su difunto padre, un pastor luterano fundador de un pequeño grupo piadoso en el pueblo noruego de Berlevaag. En esta historia, cobrará gran importancia Babette, la criada de las dos hermanas, que se vio obligada a huir de París tras los hechos de la Comuna, que provocaron la muerte de su hijo y de su marido, tal y como nos ha revelado Paloma Martínez Buen día, organizadora del club de lectura. «Las lecturas del Club están programadas teniendo en cuenta la disponibilidad de lotes bibliográficos y las preferencias de los lectores. Intentamos dar prioridad a las recomendaciones y sugerencias del grupo aunque no siempre se pueden satisfacer las de todos”, ha señalado.

El Club se reúne al menos una vez al mes, aunque todo depende de la dificultad del libro a leer y de su extensión. Antes de la situación provocada por el Covid-19, sus reuniones tenían lugar en la Sala del CEPLI pero se han visto obligados a desplazarse a la Sala de grupos de la Biblioteca para garantizar las medidas de seguridad pertinentes, así como la posibilidad de asistir vía Microsoft Teams para aquellos que no puedan asistir o en el caso de que se sobrepase el máximo de personas que pueden reunirse, que actualmente son diez en Castilla – La Mancha. En cuanto a la actividad del Club, esta mantiene la misma dinámica: “en las reuniones ponemos en común los distintos puntos de vista e impresiones de cada uno de los lectores sobre la lectura. Suelen ser muy variopintos y muchas veces la conversación deriva en inquietudes o temas, afines a la lectura, o no tanto, pero siempre interesantes y que nos enriquecen como personas”.

A pesar de las restricciones originadas por la pandemia que ha sufrido el Club, como reducir el número de miembros a quince personas, la organizadora del club nos cuenta que «se han mantenido lectores participando activamente». En cuanto al resto de integrantes, «algunos llegan nuevos cada año y se va dejando paso a los siguientes».

Como ya sabemos, el futuro es incierto, y en estos momentos, las circunstancias que nos rodean han sido motivo de transformaciones radicales en muchos de nuestros hábitos del día a día, pero si hay algo, de lo que no cabe duda es que, tal y como señala Mario Vargas Llosa, : «seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos insumisos, y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría».

Artículo de Irina Romero y Andrea Molina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *