La movida madrileña, desde la perspectiva de uno de sus precursores, Jesús Ordovás

34042815611_afd788b97c_h
María Ángeles Zurilla, vicerrectora de cultura, deporte y extensión universitaria y Santiago Yúbero, decano de la facultad de Humanidades, daban la bienvenida a los asistentes y recibían con los brazos abiertos a Jesús Ordovás, ponente de la tarde. Eduardo Higueras, coordinador de las jornadas, explicaba que está iniciativa «¿Malos tiempos para la lírica?», ha contado con el apoyo de la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades desde el primer momento. La historia española contemporánea y la cultura española tienen cabida en estas jornadas. «La movida española», en sus diferentes vertientes y estilos musicales serán los temas a tratar en las conferencias.
Raúl Sáez, coordinador del Babylon Festival, asegura que el compartir esta experiencia será enriquecedora para todos. Daba la bienvenida a Jesús Ordovás y hacía una pequeña radiografía del ponente, gallego de nacimiento y madrileño de adopción. El es uno de los mayores precursores de la movida madrileña. Director y guía del programa radiofónico «Diario Pop» en Radio 3, emisora que nació en 1979. Trabajador incansable y actualmente capitaneando las ondas en la radio municipal del ayuntamiento de Madrid, M21. Comenzaba su ponencia Ordovás, avisando que algunas de las canciones que se iban a oír en la sala podía despertar la susceptibilidad de algunos de los asistentes. La conferencia giró alrededor de la atmósfera de su nuevo libro, Esto no es Hawai. La historia oculta de la movida. En su libro hay un sinfín de entrevistas con cantautores de la movida madrileña como Nacha Pop, Loquillo o compañeros de trabajo como Carlos Tena.
33362620913_3f6a278a22_z
Empezaba con la canción de «Murciana», primera canción que cantó Alaska con 13 años. La entrada del punk rompió con lo establecido hasta el momento. Para Ordovás, la actitud inculcada por el punk era el vivir hasta morir. Destacó el grupo Leño donde en la época de la movida, Rosendo, guitarrista del grupo hacía una dura crítica sobre la ciudad de Madrid. Un sinfín de canciones de la época en la que Jesús Ordovás hizo especial hincapié como forma de cambiar la actitud y la concepción de los jóvenes y de una sociedad, la cual, venía de vivir una dictadura y quería alzar su voz. El locutor de radio destacó el alzamiento de los ideales de los jóvenes a través de la música, encuadrándola como un estilo para hacer frente al poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *