La liebre con alas que un día pintó el Manchas para recordar a su amigo


En primer lugar, queremos agradecer desde esta humilde tribuna el cariño con que toda la comunidad universitaria, los medios de comunicación y la ciudad de Cuenca en general, han mostrado por el homenaje a nuestro compañero Juan Antonio Hernández, al que todos conocimos y quisimos como la Liebre, y que ayer se celebró en el edificio Gil de Albornoz
Han sido numerosas las personas y medios que nos han preguntado por algunos detalles del mismo y, aunque algunos ya se citaban en el artículo de ayer, no nos gustaría que pasasen desapercibidos.
En algunos momentos del acto se citó Colegio Universitario. Así se llamó en un primer momento este centro en el que se impartían los estudios de Derecho, Geografía e Historia y Relaciones Laborales. Posterioremente, con la creación de la Universidad de Castilla-La Mancha y la implantación de nuevas titulaciones ese antiguo Colegio Universitario se convirtió en la Facultad de Ciencias Sociales y la Facultad de CC. de la Educación y Humanidades. El edificio que originariamente fue colegio Salesianos pasó a denominarse Gil de Albornoz. Juan Antonio Hernández formó parte del personal de ese originario Colegio Universitario, y aunque por algún tiempo fue el administrador de la Facultad de Bellas Artes, casi toda su carrera profesional la desarrolló en este edificio.
El lugar elegido para que lleve su nombre, actualmente es la sala de profesores del centro, pero en su día allí estuvo ubicado el primer espacio de trabajo de la Liebre y posteriormente fue durante muchos años el despacho de Ángel Hernáiz, administrador del centro.
Los compañeros, amigos y familiares de Juan Antonio decidieron ubicar en ese lugar una copia de la obra del diseñador gráfico conquense Antonio Mancheño, «El Manchas», que dedicó a Juan Antonio, con quien mantuvo una amistad de años y éste regaló a la familia. Esta liebre con alas será el cariñoso recuerdo que la comunidad universitaria mostrará orgullosa a todos los profesores que visiten esta sala.

1 thought on “La liebre con alas que un día pintó el Manchas para recordar a su amigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *