La UCLM edita un libro que se ocupa de la información digital sobre las Brigadas Internacionales

El libro «Sistema de información digital sobre las Brigadas Internacionales: brigadistas, fuentes documentales y bases de datos (SIDRINT)», editado por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), representa el trabajo de colaboración entre la Universidad regional y la Universidad de Barcelona (UB), y supone, según su autora y directora de la Biblioteca del Pabellón de la República, Lourdes Prades, una renovación metodológica en la investigación y la base para un proyecto de investigación I+D , que ha sido financiado por el Ministerio de Educación. El libro fue presentado en pasado 15 de octubre durante un acto celebrado en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona.

En el mismo intervino también el director del Centro de Estudios Históricos Internacionales, Antoni Segura; la profesora de la UB Montserrat Sebastiá y el profesor de Historia Contemporánea de la UCLM Manuel Requena. Este último destacó la colaboración existente entre ambas universidades y entre instituciones como el Pabellón de la República y el CEDOBI, “una excelente relación” de más de diez años, indicó el profesor de la UCLM.
Por su parte Lourdes Prades habló de su obra señalando que con ella se propone construir una historia individual y personal de cada uno de los brigadistas a partir de las fuentes. Para ello ha creado un prototipo de sistema de información digital (SIDBRINT) que cumple una doble función. Por un lado permite gestionar y difundir la documentación existente sobre las Brigadas Internacionales, y por otro garantiza la visibilidad de los brigadistas como sujeto histórico. “Todo ello dentro de la perspectiva de la recuperación de la memoria histórica”,-afirmó.
Con esta obra, financiada por el Ministerio de Educación, se cumplen diferentes objetivos, según Montserrat Sebastià: el historiográfico, documental, metodológico, y tecnológico, “con una participación en la evolución de las TIC’s que garantizan no solo la disponibilidad de las fuentes sino también su accesibilidad y recuperación.”,-dijo la profesora, a la vez que subrayó que la aportación más importante de este trabajo es la creación de una cultura de investigación propia para el estudio de la historia y de las fuentes historiográficas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *