Oliva Blanco recorre el pasado feminista a través de su obra ‘Mujeres en la Primera Guerra Mundial’

Esta mañana la Facultad de Periodismo de Cuenca ha invitado a Oliva Blanco Corujo para hablar de su exposición ‘Mujeres en la Primera Guerra Mundial. Vanguardia y Retaguardia’. La idea de creación de esta obra nace en 2014, coincidiendo con el 100 aniversario del inicio de la Primera Guerra Mundial y a través de una frase que llama la atención a la autora: “si las mujeres que trabajan en las fábricas paran la producción veinte minutos, los aliados perdemos la guerra”. Ante una cita de este calado, la autora considera que “no es solo el relato que nos cuentan de las mujeres en la retaguardia de los países en conflicto, sino que hay mucho más detrás”. De modo que pensó que sería una buena idea contar la participación de la mujer en los carteles publicitarios en la época de la I Guerra Mundial, que se utilizaba como propaganda y agitación de la ciudadanía.

La cartelística en este periodo histórico supone agitar por primera vez a las masas, pues las guerras, en ese instante, pasan de ser únicamente de varones y se convierten en guerras donde el conflicto se juega en las retaguardias. La guerra se libra en las trincheras pero se gana en las retaguardias, donde las mujeres tienen una importancia esencial. Las altas autoridades prohibían ejercer a las mujeres su altos cargos, relegándolas a la enfermería. “De estas cosas no se hablan, pero esto ocurre en todas las secciones de la vida de una mujer” comenta.

La exposición comienza viendo como los países contendientes imaginan a las mujeres, así como en los diferentes ámbitos donde se desarrolla la actividad femenina. Además de la publicidad, existen las fotografías que no mienten sobre una realidad innegable. “Hay fotografías donde salen mujeres conduciendo tractores o haciendo pan, es decir, se aprecia cómo las mujeres se van introduciendo en sectores que anteriormente no habían explorado” explica Oliva.

Una de las tantas cosas que se escondían era lo que la prensa escrita opinaba de las mujeres. “Decían únicamente que las mujeres estaban bien trabajando por su delicadeza, pues consideraban que su trabajo era más bajo que el de los hombres. Incluso llegaron a decir que las mujeres querían que se prolongase la guerra porque así ocupaban las fábricas” comenta. Existía una oposición soterrada por parte de los colectivos masculinos a ese nuevo mundo que se abría y que no se cerraría, desde el momento en que las envían para casa cuando acaba el conflicto. “Cuando se abre una puerta, aunque la cierres, se sale por la ventana” añade la autora.

Otros de los puntos latentes de la exposición atiende al sufragio. Tras años de pelea por el sufragismo, en 1848 se inicia el movimiento en la Declaración de Séneca Falls. Desde 1848 hasta 1914, oleadas de madres e hijas se habían manifestado por las calles de ciudades de todo el mundo. La guerra significó para este movimiento un verdadero tsunami. “A partir de ese momento las mujeres no tenían derechos, solo tenían deberes con su país. De modo que las mujeres del enemigo, eran también sus enemigas. Aquí vemos una toma de postura de dónde nos colocamos” explica. El premio de consolación de las mujeres que mantuvieron esta postura fue que se les concedió el voto. Finalmente, la autora ha destacado “aquello que no se ve, ni siquiera en los carteles”. En concreto, ha mencionado a las espías, pues han realizado en la historia una importante labor de espionaje, aunque en ocasiones se las ha relacionado con la prostitución.

La autora asume que la recopilación de trabajos le ha llevado alrededor de dos años, pues en 2016 comenzó a exponerla en distintas partes de Castilla-La Mancha y del Principado de Asturias. La inauguración aconteció en el Alcázar de Toledo, algo que le agrada a Oliva pues “las mujeres ocuparon el Alcázar”. El pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, ocupó sala de exposición en Estrasburgo. Oliva sigue indagando en este asunto para poder completar esta obra feminista tan relevante en nuestra sociedad y recuperar retazos del pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *