La UCLM recuerda a Umberto Eco que fue nombrado doctor honoris causa por la UCLM en 1997

cabecera umberto eco

 

El rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Miguel Ángel Collado, en nombre de la comunidad universitaria, ha lamentado hoy la muerte del escritor y semiólogo italiano Umberto Eco.

Collado ha recordado que Umberto Eco fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Castilla-La Mancha en mayo de 1997 en el Sacro Convento del Castillo de Calatrava, después de que fuera propuesto para este nombramiento por el entonces Departamento de Filología Moderna.

En ese acto actuaron como padrinos la entonces decana de la Facultad de Letras, María Rubio Martín; la doctora María Josefa Calvo Montoro, de la Facultad de Letras de la Universidad regional; y el doctor Manuel Gil Esteve, de la Universidad Complutense de Madrid, mientras que la «laudatio» corrió a cargo del doctor Juan Bravo Castillo.

 

Hoy no podemos sino recordar a Umberto Eco, el genial semiólogo y escritor que falleció el pasado viernes a los 84 años y que honró a la Universidad de Castilla-La Mancha al incorporarse a su claustro de doctores el 21 de mayo de 1997. Tal fecha, la de un radiante miércoles en el corazón de La Mancha, se corresponde con la de su investidura como doctor “honoris causa” por la UCLM, un acontecimiento desarrollado en el castillo de Calatrava La Nueva, en Aldea del Rey, Ciudad Real, que entusiasmo al escritor, según reconoció el mismo.

Tal y como recogió la crónica del diario Lanza, “las características del escenario, la altura del doctorando y la excusa con que se le ha concedido esta distinción académica -su participación en un congreso literario- marcaron un acontecimiento que el propio Eco quiso dedicar a los lectores, y no exclusivamente a los suyos”. El periódico ciudadrealeño continúa narrando la ceremonia. “En su intervención, tras recibir la medalla del grado de manos del rector de la Universidad regional [Luis Arroyo], el profesor italiano reivindicó la figura del lector, del nuevo Don Quijote como el auténtico héroe de la Literatura. Un lector al que dibujó ‘móvil, aventurero, incansablemente inventivo, capaz de dominar los moIinos de viento que giran al infinito».

Todos quienes pudieron estar cerca de Umberto Eco durante esos días -en los que también participó en un excelente congreso dedicado a Jorge Luis Borges- coincidieron en señalar el antidivismo del autor de “El nombre de la Rosa”. Fue amable, cordial, cariñoso, incluso, con los que quisieron acercarse y hablar con él. Un Guillermo de Baskerville en su escenario medieval.

Descanse en paz, Umberto Eco.

 

Eco, un «regalo» para la Universidad

El último adiós al humanista Umberto Eco, que falleció en torno a las 22.30 horas en su casa de Milán, deja un poso de tristeza en la Universidad de Castilla-La Mancha y en especial al Campus ciudadrealeño, donde fue investido doctor honoris causa el 21 de mayo de 1997, a propuesta del Departamento de Filología Moderna. El rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado, en nombre de la comunidad universitaria, lamentó la muerte del escritor y semiólogo italiano, autor de obras inolvidables e imprescindibles como El nombre de la rosa o El péndulo de Foucault.
María Rubio fue una de las personas que tuvo «la suerte» de vivir junto a Eco el acto, que se celebró en el Sacro Convento del Castillo de Calatrava la Nueva (Aldea del Rey)…

leer artículo completo en la Tribuna de Ciudad Real

http://www.latribunadeciudadreal.es/noticia/Z0477ACA4-CAC7-A32C-453057D495D291DB/20160221/eco/quotregaloquot/universidad

 

 

049_jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *