Urgencias y enfermería: cómo clasificar a los pacientes

El pasado día 12 de noviembre se llevó a cabo la segunda edición del taller sobre enfermería y triaje dirigido a los estudiantes de segundo por María José Díaz Valentín, docente de enfermería en la Universidad de Castilla – La Mancha y enfermera Urgencias en el hospital Virgen de la Luz de Cuenca. Esta iniciativa surge el año pasado, cuando se realizó por primera vez, con el fin de hacer saber a los alumnos la importancia  de la selección en las urgencias y para reforzar la formación que reciben en la facultad. En el seminario se analizó el término “triaje”, su origen y para qué se utiliza en las urgencias, además de ensayos en casos clínicos.

Los estudiantes de enfermería en segundo comienzan las prácticas a partir del mes de diciembre en hospitales y en otros centros como pueden ser sociosanitarios o en atención primaria y por lo general no suelen ir a los servicios de urgencias porque son considerados servicios especiales, a estos asisten cuando ya tienen más experiencia. En caso de realizar allí las prácticas, María José Díaz asegura que siempre van acompañados por un enfermero veterano.

Debido a la situación de pandemia por la que el mundo atraviesa el programa se vio obligado a cambiar los protocolos de manejo y por ende se le dedicó una parte del seminario a estas modificaciones. En primer lugar  se les impartió una charla sobre todo lo relacionado con el triaje y posteriormente se realizó otro apartado del manejo del Covid-19 en el triaje, hecho que tuvo buena acogida entre los alumnos. La idea de que la actividad sea telemática, según apunta María José Díaz es algo que dificulta el roleplayer de los ensayos. Por eso ella insistió que la teoría fuera presencial, porque afirma que: “una pregunta enriquece al de al lado” y de forma online es más fácil que los alumnos pierdan el hilo del taller.

Tras la llegada de estudiantes a los servicios de urgencia, la facultad de enfermería de Cuenca pensó en la necesidad de realizar este taller para reforzar su formación académica y también para instruir sobre el programa de triaje en los pacientes y al mismo tiempo optimizar los recursos para la calidad del servicio. Díaz Valentín explica de dónde viene nuestro sistema: “viene del andorrano y el lenguaje hospitalario es universal como el de los semáforos. Ya vienen marcados los colores, los niveles, los procesos, etc”.

Otro de los temas importantes es la concienciación ciudadana sobre el significado real de una urgencia y la educación sanitaria, María José afirma que los servicios de  urgencias se quejan porque “la gente debería ir a su centro de atención primaria”. Esto da como resultado el entramado de niveles de atención a los pacientes. Un triaje de nivel uno, por ejemplo un infarto, hay que atenderlo inmediatamente. El nivel dos es una emergencia, no debe demorarse más de 15 minutos. El nivel 3, la demora está en 60 minutos. En nivel 4, la semi urgencia que ahí se podría demorar su atención hasta 120 minutos y el nivel 5 que no es urgente la demora puede ser de más de 240 minutos. Así lo ha explicado la enfermera de urgencias del Virgen de la Luz de Cuenca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *