Exposición: 25 AÑOS DESPUES: UNIVERSIDAD Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN

_DSC6850
Veinticinco años (y alguno más) se han cumplido de la puesta en marcha de un proyecto ya consolidado, la Universidad de Castilla-La Mancha, que ha ido de la mano de otra realidad, la comunidad autónoma homónima que apostó por implantar unos estudios universitarios que sólo se podían cursar, hasta entonces, fuera de ella.
Sus orígenes no fueron fáciles ni estuvieron exentos de tensión. Sobraron, de un lado, ciertas dosis de desconfianza de las autoridades educativas nacionales hacia una universidad nueva y, del otro, apuestas localistas demasiado miopes por parte de determinados sectores políticos, de la sociedad civil y de la opinión pública. La elección de una universidad multicampus vino a satisfacer sólo relativamente las múltiples demandas pero se ha demostrado, visto en perspectiva, como la más adecuada. Y, desde luego, quienes hemos asistido, desde dentro, a esa historia podemos dar fe de la gran transformación que se ha producido en este tiempo.
Buena parte de esa historia, con sus luces y sombras, con los cambios institucionales, las integraciones o ampliaciones de titulaciones y, también, las movilizaciones reivindicativas, está recogida en esta exposición. No pretende ser exhaustiva, sino testimonial. Tampoco busca la polémica aunque no la rehúye. Algunos de los episodios recogidos aquí, a modo de acta notarial, pueden parecer extraños en nuestros días pero son fruto de su tiempo y ofrecen otros perfiles vistos a día de hoy. Más impactantes resultan, en ocasiones, las noticias que comparten portada con las que protagonizan esta exposición, coetáneas con el nombramiento o cese de un cargo universitario, una inauguración del curso o la puesta en marcha de un nuevo edificio.
Y es que la prensa es, entre otras cosas, un reflejo de la sociedad a la que se dirige y se convierte, por ello, en una fuente imprescindible para la historia más reciente. Paralelamente a la puesta en marcha y consolidación de la universidad, el país entraba en la Europa comunitaria, desaparecía el “telón de acero”, se incrementaban las infraestructuras, se producían alternativas políticas en el gobierno de la nación y se sucedían épocas de bonanza con otras de crisis.
Como se podrá comprobar, los periódicos seleccionados son de Ciudad Real y de Cuenca. Faltan los de Albacete y Toledo; con ellos hubiera resultado mucho más completa la exposición pero ha sido complicado acceder a ejemplares digitalizados de dichas provincias en el corto espacio de tiempo que hemos dispuesto para ponerla en marcha. En cualquier caso, con las cabeceras escogidas disponemos de dos focos bien representativos, el que informa sobre la sede de sus servicios centrales y el que lo hace desde un campus periférico. Los protagonistas son el diario Lanza, el mayor referente (por su longevidad y significación) de la prensa de Ciudad Real, y El Día de Cuenca, que, además, coincide en su trayectoria vital de manera prácticamente contemporánea con la de la Universidad de Castilla-La Mancha. Pero no faltan las muestras de otros periódicos, como Tribuna de Ciudad Real y Tribuna de Cuenca.
Para su selección ha resultado fundamental el acceso a los fondos digitalizados de Lanza, facilitados por el Centro de Estudios de Castilla-La Mancha, y la disposición mostrada por los servicios documentales del grupo de empresas El Día, sin los cuales esta exposición no hubiera sido posible y a los que, por tanto, debemos mostrar nuestro agradecimiento. Nuestra deuda de gratitud se extiende al CIDI, que ha hecho factible los paneles y, por supuesto a los patrocinadores o colaboradores: Vicerrectorado de Extensión Universitaria, Vicerrectorado de Comunicación y Adjunto al Rector y Vicerrectorado de Grado, Máster y Doctorado.
Esta exposición se cierra con la noticia del nacimiento de la Facultad de Periodismo, organizadora de la misma, y que acoge, como actividad paralela y complementaria, unas mesas de debate en torno a la evolución del periodismo escrito y radiofónico de ámbito local. Esperemos celebrar futuras exposiciones donde los ahora alumnos se conviertan en transmisores de la información que estará, seguro, en otros formatos pero que, por encima de todo, no podrá desconectarse de sus raíces. Como tampoco puede olvidar la comunidad universitaria de Castilla-La Mancha de dónde viene y hacia dónde quiere ir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *