In Memoriam de Juan Remigio Coloma Santamaría


In memoriam
Juan Remigio Coloma Santamaría
Los buenos amigos no se van, se quedan con nosotros para siempre.
– Desde el cariño y aprecio que te tengo, debo decirte una cosa ….
Así solía empezar nuestro compañero Juan, nuestro Coloma, algunas de sus largas charlas y conversaciones. Desde ese cariño, nos mostraba esa cruda realidad que, a veces, no veíamos o no queríamos ver.  Con crudeza sí, pero con la honestidad y humildad que sólo alguien que te quiere, y te tiene en alta consideración, es capaz de hacer. Es una suerte poder tener a alguien así a tu lado, no abundan las personas sin dobleces, esas que te demuestran tus errores, que te dicen cómo corregirlos y que finalmente te abrazan para darte todo su apoyo personal y profesional en el camino futuro a recorrer juntos.
Si pensamos en Juan desde la Politécnica siempre lo vincularemos a su figura de coordinador de relaciones internacionales. Aún sin reconocimiento académico durante muchos cursos, Juan logró colocar a nuestro centro como referente para el intercambio de estudiantes en el área de la edificación y la construcción para numerosas universidades iberoamericanas. El creciente aumento del número de estudiantes que nos ha visitado estos años nos habla de su acertada visión al respecto. Sabía cómo entablar los contactos, desarrollar los convenios, mantenerlos y tratar a los estudiantes en su etapa en Cuenca para que se sintieran, aunque lejos de su hogar, como en su propia casa. Los estudiantes que han pasado por nuestro centro se han convertido en nuestros mejores embajadores en sus universidades de origen y, eso, se lo debemos a él. Nadie podrá retomar este testigo sin tener como referencia la cantidad y calidad de lo hecho.
Querido Juan, apenas has podido disfrutar unos meses de tu condición de Doctor Ingeniero de Minas, esa condición que prometiste mostrar a tu madre, a tu vieja como la llamabas, quién disfrutó viendo a su hijo querido posando con birrete y toga en la Sala de Grados de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas y Energía de Madrid, a la que tantos recuerdos y amigos te unían. Recuerdos y amistades que también hiciste nuestras, abriendo la puerta de convenios y colaboraciones que muchos veían imposibles.
Por último, tus estudiantes. Esos a los que, según tú, hablabas flojito en las clases para no despertarlos e importunarlos con tus cosas de la topografía y los replanteos. Tus estudiantes, que sabías bien que te apreciaban y valoraban tanto como tú a ellos. Tus estudiantes, tu razón de ser como el gran docente que eras, tu fuente de alegrías y desvelos.
No nos has dado tiempo para poder encargar el regalo de jubilación que nos pediste. Ese fusil de pesca submarina, regalo extraño como pocos, que nunca utilizarías pero con el querías ver si conseguíamos encontrarlo y realmente te apreciábamos. Te apreciamos Juan, y mucho. Ya teníamos varios modelos localizados.
Así eras Juan, así te queremos recordar, así te recordaremos.
Un abrazo allá donde estés.
CESAR SANCHEZ MELENDEZ
 
 

6 thoughts on “In Memoriam de Juan Remigio Coloma Santamaría

  1. Un gran profesor que nos deja. Con profesores como él se está orgullosa de haber estudiado donde he estudiado. Muchas gracias por tus clases para no despertarnos, pero eso sí, llenas de sabiduría. Un grande. Te recordamos.

  2. Aún me cuesta creerlo que una persona llena de vitalidad y de las pocas que ejercían su profesión por vocación ya no esté entre nosotros…Sólo queda estar agradecido por haberte conocido como profesor y como persona sobre todo! Descansa en paz!

  3. Cuando he leído esta nota, no podía creer que alguien tan especial como Juan, ya no esté entre nosotros. Siento un profundo dolor por su pérdida y espero que allá donde esté reciba todos los reconocimientos que se merece y el cariño de todos los que le queremos. El mejor profesor que he tenido y mis mejores recuerdos de universidad junto a él.
    Juan, amigo, no hay palabras para agradecerte todo lo que has hecho por todos nosotros. Descansa en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *